Sunday, March 29, 2015

Un ratón, mirando por un agujero en la pared, ve a un granjero y su esposa abriendo un paquete.

Sintió emoción pensando que era lo que contenía. Quedó aterrorizado cuando descubrió que era una ratonera! Fue corriendo al patio de la Granja a advertir a todos: “Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!”

La gallina, que estaba cacareando y escarbando, levanto la cabeza y dijo: “Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, más no me perjudica en nada, no me incomoda”. El ratón fue hasta el cerdo y le dice: “Hay una ratonera en la casa, una ratonera!” … Discúlpeme Sr. Ratón, más no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que será recordado en mis oraciones.” El ratón se dirigió entonces a la vaca, y la vaca le dijo: “Pero acaso, yo estoy en peligro? pienso  que no…. es más… Estoy segura que no”.

Entonces el ratón volvió a la casa preocupado y abatido para encarar a la ratonera del granjero.

Aquella noche se oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando a su víctima. La mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado.  En la oscuridad, ella no vio que la ratonera atrapó la cola de una cobra venenosa. La cobra mordió a la mujer.

El granjero la llevó inmediatamente al hospital. Ella volvió con fiebre. Todo el mundo sabe que para alimentar alguien con fiebre, nada mejor que una sopa. El granjero agarró su hacha y fue a buscar el ingrediente principal: la gallina.

Como la enfermedad de la mujer continuaba, los amigos y vecinos fueron a visitarla. Para alimentarlos, el granjero mató al cerdo.

Mas la mujer no mejoró y acabó muriendo.  Y el granjero entonces vendió la vaca al matadero para cubrir los  gastos del funeral.

Y el ratón miraba todo desde su agujero en la pared con gran tristeza.

He aquí, en esa vieja fábula, la propia esencia de nuestra misión en House of Mercy Children’s Home, Lagos, Nigeria (HOM).

Hoy en nuestro mundo existen muchos niños que enfrentan el abuso infantil, el matrimonio infantil, el trabajo infantil, la trata de niños, el turismo sexual infantil, el tráfico de órganos y una plétora de otros problemas y es fácil decir: " yo no tengo que ver nada con eso, no me importa nada"

A través de nuestros diferentes proyectos, queremos que los niños sepan que cuando se enfrentan a la ratonera, que no están solos.

Estamos allí para los niños que no tienen a nadie a quien recurrir y nos esforzamos por ser un defensor de los niños y niñas que sufren en nuestro mundo.

En House of Mercy Children’s Home, Lagos, Nigeria (HOM), nos tomamos muy en serio la máxima que la protección de la infancia es responsabilidad de todos. Los ciudadanos preocupados pueden desempeñar un papel fundamental en la prevención del maltrato de niños por la denuncia de los casos de maltrato infantil, ayudando a sensibilizar al público sobre el problema del abuso infantil, tomando medidas prácticas para abordar el abuso infantil y abogando por los servicios y la política necesarios para la protección infantil.

Bunmi Awoyinfa
HOM
House of Mercy Children’s Home, Lagos, Nigeria (HOM) es una organización caritativa que participa activamente en diversas actividades sociales para los niños de la calle, los niños mendigos y los niños traperos. Nuestras actividades incluyen el suministro de comidas gratuitas y ropa gratis a los niños necesitados; el apadrinamiento de escuelas para los niños mendigos y el establecimiento de una casa de acogida de tipo familiar para niños y niñas en situación de riesgo. Dentro de los límites de los fondos disponibles, ayudamos a los niños en situaciones de emergencia en la región noreste de Nigeria y a través de África. www.homchildrenshome.org
La Convención sobre los Derechos del Niño